El hígado y como tus emociones lo afectan

EL-HIGADODesde tiempos de la antigua Grecia, y por mucho tiempo en la historia de la medicina, se sabía que los órganos internos causan desequilibrios (Teoría de los 4 Humores) no solo físicos, sino que llegan a afectar en nuestra personalidad y nuestras emociones y el hígado es uno muy importante. En nuestra época hemos escuchado al súper popular Deepak Chopra hablarnos de que nuestros pensamientos afectan directamente a nuestra salud. No podemos negar que muchos de nosotros prefiramos, ante un problema de salud ir por lo alternativo y no directamente a los fármacos que tienen múltiples efectos secundarios.

Nuestro equilibrio emocional y mental depende de una buena circulación sanguínea y energética; nuestro hígado controla ambos, por lo tanto también es responsable de nuestro estado emocional. Un hígado sano nos dará juicio claro, que nos ayudará a tomar mejores decisiones. La emoción positiva de un hígado sano es el idealismo. (Palmetti, 2006)

Cuando tenemos ataques de Ira, se debe a que ésta había estado cultivándose en nuestro interior. Cuando la energía se ha obstruido a nuestro hígado caemos en depresión. Este estado negativo tiende a desembocar precisamente en Ira, ya que cuando vemos un caso de depresión generalmente irá acompañado de episodios violentos y en general un mal humor. La Ira es energéticamente devastadora, ya que condiciona todo nuestro sistema energético.

También es considerado que fuertes dolores de cabeza y migrañas son causados porque el hígado no alcanza a cumplir su función de empujar y hacer fluir la energía hacia la cabeza y extremidades,

la energía queda “atrapada” en la cabeza y no fluye a las extremidades, las que por la pérdida energética pierden calor.

Un hígado sobrecargado y agotado puede ser el causante de los siguientes síntomas físicos: dificultades para digerir alimentos, falta de apetito, dolores de cabeza luego de comer, boca pastosa, lengua blancuzca o amarillenta, sabor amargo en la boca, hinchazón de vientre, acumulación de gases, nauseas, vértigo, piel amarillenta, cutis graso, granos, catarro, estreñimiento, heces en forma de confites o poco consistentes y de color amarillento, insomnio en las primeras horas de la noche y dificultades para despertar por la mañana, picazón de piel, caspa, caída del cabello, migrañas, cefaleas, dolor en la nuca, síndrome premenstrual (catabolismo hormonal), fatiga muscular, edemas, calambres, mala circulación venosa, coloración verdosa del rostro y los ojos, fobia a la luz, dificultad para permanecer al viento, problemas de visión, afecciones oculares y precoz pérdida de la vista. Una buena dieta mejorará nuestra condición hepática, e incrementará la capacidad visual. Fisionómicamente, dos líneas verticales en el entrecejo indican un hígado agotado.

Estos desequilibrios biliares se asocian con un pensamiento rígido, Ira recurrente, miedo hacia lo desconocido, preocupación por los detalles, frustraciones. Por lo cual, nuestras decisiones y acciones quedan paralizadas.

Otros síntomas físicos son: dolores de caderas, migrañas (localizadas sobre todo en la sien derecha), boca amarga por la mañana, vómitos ácidos, tensiones en el hombro derecho, dolores en las articulaciones (rodillas en particular), cuello rígido, ansiedad e insomnio. El color de la piel suele ser pálido o amarillento, tonalidad que también se evidencia en los ojos.

Debemos cuidar nuestro hígado, es nuestra “fuente de poder” con un hígado sano seremos capaces de reaccionar cuando es necesario, nuestro pensamiento estará más equilibrado y en paz. Así mismo también debemos cuidar nuestra vesícula biliar, que nos ayudará a tomar las mejores decisiones. Si mantenemos protegidos y saludables estos dos órganos, seremos unos seres más plenos, llegaremos a todas nuestras metas con liderazgo. Incluso nos dan la capacidad de adelantarnos a lo que podría suceder, en nuestro interior como en el exterior, y ser previsores.

Por lo tanto, si atribuimos condiciones de estrés o depresiones, lo más probable es que estamos intoxicados y nuestro hígado no funciona como debería. Si bien se sabe que todas las píldoras que tomamos afectan directamente al hígado, le dan cierta carga química que debe procesar, piénsalo

bien la próxima vez que vayas a tomar una píldora. Lo mejor sería desintoxicarnos, antes de darle a nuestro hígado más trabajo, dale a tu hígado un descanso, desintoxícate! Aquí encontrarás buenas recetas de batidos verdes que te ayudarán con esto. Verás que dentro de poco te sentirás como nunca.

Aqui les compartimos un video que explica como desintoxicar el hígado:

 

También te puede interesar: Garbanzo: Para perder peso, bajar colesterol y mucho más

-El higado -

Comments

comments

Tags: ,

No comments yet.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.